16 feb. 2009




.




La sonrisa de costado, es la sonrisa por excelencia, es la sonrisa que no se anima a ser entera, porque a una mitad le da vergüenza mostrar su debilidad, su vulnerabilidad, su maleabilidad en manos de lo que la hace florecer.
La sonrisa de costado no se anima del todo, pero se anima mas que la ruidosa, que la risa chillona, que la carcajada gritona que esconde su no-saber que decir, su hueques, su vacío, detrás de el estampido ruidoso que arrasa con el silencio de lo que de verdad provoca la sonrisa de costado, sincera ella, que se escapa desde adentro como una bocanada chiquita del aire de felicidad que no nos entra en el pecho, que no sale de los pulmones, que como las lágrimas de emoción, se filtra cuando el cuerpo ya no las puede retener.
La sonrisa de costado esconde más de lo que muestra, es un indicio de algo grande, escondido, silencioso, real.

.

1 comentario:

Lord Goring dijo...

SEgún, si estas mirando la corte, la carcajada puede esconder el extasiante misterio de la denuncia al mundo que mal-llamamos real.
Y la de costado puede ser no tan prometedora si observamos por ejemplo a hugo conzi, del estado de Dallas, wiscointz, jack the ripper. En fin todo tiene su excepción menos el diptongo, que es un hongo que no tuve el gusto de probar.